¿Te gustaría saber nuestra historia?

La historia puede ayudar a comprender el presente
Localización

El valle de Gallinera constituye el corredor natural que comunica los pueblos interiores de las comarcas del Alcoià y el Comtat con la costa de la Marina Alta.

Prehistoria. Las primeras poblaciones

Los primeros indicios de presencia humana en la Vall de Gallinera se remontan al Paleolítico Superior (25.000-8000 a. C.).

Cultura ibérica

Podemos remarcar el yacimiento del poblado del Xarpolar y los del Castellot de Alpatró que continúa ocupándose.

Época romana y tardorromana

Los asentamientos de época romana y tardorromana (siglos I-VII) parecen ser escasos y no muy importantes en la Vall.

La Gallinera Andalusí

La documentación de archivo de los siglos XIV al XVI permite conocer hasta una veintena de alquerías a lo largo del tiempo.

Los señoríos feudales de la Vall de Gallinera

En el momento de la conquista cristiana, la Vall de Gallinera estaba bajo el dominio del caudillo al-Azraq.

La Vall de Gallinera, tierra de moriscos

En la Vall de Gallinera, medio siglo después de la conversión oficial, se seguían utilizando los nombres musulmanes.

La repoblación mallorquina

Estos colonos con “hambre de tierra” seguían el camino hacia L’Atzúbia y la Vall de Gallinera para empezar de nuevo.

 

El siglo XVIII

Hay constancia documental de que la gente de nuestros valles se negó a satisfacer los derechos señoriales, alegando que habían pasado a la jurisdicción real.

El siglo XIX

Cuando los hombres o las mujeres trabajaban en el campo y no podían volver a comer en casa, se llevaban detrás el recaudo para mediodía.

El siglo XX

Desde principios del siglo XX, la población de la Vall ha crecido de una manera considerable, en 1910 llega al máximo de 2.324 habitantes.

Josep Antoni Cavanilles

» Su suelo es desigual y abarrancado, pero tan poblado de lugarcillos, tan bien plantado de árboles y aprovechado, que su vista deleyta ahora se examine por parte, ahora se observe desde las alturas.»

Leer más

Durante todo el siglo XIX y hasta los 50 del siglo XX, encontramos un territorio bastante poblado. En la actualidad, un siglo después, el padrón oficial refleja que la Vall de Gallinera a penas cuenta con 582 censados.

1900 - 2016

EVOLUCIÓN DEMOGRÁFICA

- Año 1900 - 1.949 habitantes
- Año 1920 - 2.082 habitantes
- Año 1940 - 1.954 habitanes
- Año 1960 - 1.350 habitantes
- Año 1970 - 1.107 habitantes
- Año 1981 - 900 habitantes
- Año 1991 - 726 habitantes
- Año 2000 - 578 habitantes
- Año 2005 - 622 habitantes
- Año 2007 - 672 habitantes
- Año 2016 - 582 habitantes
direction
Rutas urbanas
Acceder
pan_tool
Pinturas rupestres
Acceder
local_florist
Sendero botánico
Acceder
cross
Las iglesias
Acceder
Benirrama, Benialí, Benissivà, Benitaia, la Carroja, Alpatró, Llombai i Benissili

LOCALIZACIÓN

Es uno de los valles del interior de la Marina Alta, alargado en forma de corredor con dirección suroeste-nordeste, donde nace y transcurre el río o la rambla de Gallinera, que está delimitado por dos cordilleras: en el norte L’Albureca, la Safor y L’Almirant, y en el sur la sierra Foradada (o Foradà, como la llaman en la Vall de Gallinera). Las principales alturas del valle son la cumbre de la Safor con la mayor elevación (1013 m), la emblemática Penya Foradada (737,3 m), el Penyal Gros (854,2 m), el Tossal de la Creu (912 m) y el Cim del Xarpolar (896 m).

El valle de Gallinera constituye el corredor natural que comunica los pueblos interiores de las comarcas del Alcoià y el Comtat con la costa de la Marina Alta. Disfruta de un microclima especial que le permite una gran diversidad bioclimática.

Se puede acceder al valle de Gallinera desde Pego (este) o desde Planes (oeste) por la carretera CV-700.

El origen del topónimo Gallinera ha sido investigado y explicado por Roberto Fauré Sabater. El autor sostiene que el nombre gallinera, que los árabes denominaban galinar, es una palabra prerromana formada por kal + inar, donde kal significa roca, peña, y inar significa corte, apertura, agujero, horado. Por lo tanto, de aquí resulta la roca o peña horadada, es decir La Foradada, con lo cual obtenemos la vall de la foradada.

Durante la época medieval la Vall de Gallinera llegó a tener veintiuna aldeas, de las cuales todavía quedan testigos. Los que desaparecieron son: L’Alcúdia (muros), Benibader, Benicalaf, Beniestop, Benifoto, Benihahia, Benimàmet, Benimahomet, Benimarsoc (fuente), Bolcàssim, Ràfol, Solana de Benissili (muros) i La Solana. Actualmente solo quedan siete, de este a oeste: Benirrama (también llamado Benirama, Benirahama o Benerahacma), Benialí (Bemcalill, Benihalill, Benihalil, Bonielill, Benielí), Benissivà (Beniçiba, Beniciba, Beniciva, Benicida i Beniceba), Benitaia (Benitahar, Benitaher, Benitaer, Benitalla i Benitaya), La Carroja (Rachalosa, Caroja, Queroja, Carrocha, Carosa), Alpatró (Petro, Patró, lo Patron, Potron, Alpatron, Potro), Benissili (Benicelim, Benicilim, Benixilim i Benijilim) y el despoblado de Llombai (Lombayer, Lombart, Lombaer, Lombay, Llombay).

Volver

Las primeras poblaciones

PREHISTORIA

Los primeros indicios de presencia humana en la Vall de Gallinera se remontan al Paleolítico Superior (25.000-8000 a. C.), aparecen materiales encontrados en la Cova d’en Pardo, pertenecientes a cazadores-recolectores, en el límite del término con Planes. Aparecen también en la misma cueva materiales del Epipaleolítico (12.000-5000 a. C.), el Neolítico (5000-3000 a. C.) y del Eneolítico (3000-1800 a. C.). En otros puntos de la Vall como la Cova de l’Àguila o la del Passet, también se han encontrado materiales del Neolítico. Esta presencia continuada ha dado lugar a la presencia de pinturas rupestres repartidas en diecisiete abrigos, todos localizados en la sierra del Almirant. 

Durante la época del bronce (2000-1000 a. C.) tenemos noticias de la ocupación del territorio en el poblado de La Foradada y el Castellot de Alpatró. 

Después, a partir del siglo VI a. C., aparece la cultura ibérica, representada en los yacimientos del poblado del Xarpolar y el del Castellot de Alpatró, así como en la Cova del Esbarzer y la d’en Pardo.

Volver

Las primeras poblaciones

CULTURA IBÉRICA

Después de la Edad del Bronce, a partir del siglo VI a. C., aparece la cultura ibérica, con estado, religión y cultura propias. En este periodo podemos remarcar el yacimiento del poblado del Xarpolar y los del Castellot de Alpatró que continúa ocupándose. También parece que hay restos de esta cultura en la Cova del Esbarzer y en la Cova d’en Pardo.

 

Volver

Los asentamientos de época romana parecen ser escasos

ÉPOCA ROMANA Y TARDORROMANA

Los asentamientos de época romana y tardorromana (siglos I-VII) parecen ser escasos y no muy importantes en la Vall. Los hallazgos principales de fragmentos cerámicos de terra sigillata se han encontrado en cuevas, que seguramente se usaron como lugares de pernoctación o de refugio (Cova de l’Hedra y la Cova de les Llànties). Posiblemente una investigación más sistemática podría poner a cuerpo descubierto lugares ocupados durante esta época, parecidos a las “villas” encontradas en la Vall d’Ebo. Al término vecino de Pego, por el contrario, los asentamientos de época romana son numerosos y ponen de manifiesto una ocupación muy densa del territorio. A pesar de la escasez de hallazgos romanos, según la doctora Carmen Barceló, el topónimo de Gallinera tiene un origen latino preislámico.

Volver

Los pobladores de la Vall eran, básicamente, grupos bereberes

LA GALLINERA ANDALUSÍ

No sabemos nada de la época precalifal (711-929) en el ámbito de la Vall de Gallinera. De la época califal aparece una inscripción funeraria islámica: la estela de Alpatró del año 942, conservada en el Museo Arqueológico de Alcoi. Hay constancia de otra, la estela de Benirrama, que según la doctora Carmen Barceló corresponde al siglo XI. En el caso de la estela de Alpatró, certificaría la presencia de una alquería con necrópolis. 

A partir del año 1009, se inicia en al-Andalus la guerra civil o fitna, que llevará a la disgregación del Califato de Córdoba en reinos de taifas. Uno de estos reinos, será la taifa de Dénia, que pasa a dominar administrativamente estas tierras y pueblos hasta la conquista cristiana de 1244-1245. 

Los pobladores de la Vall eran, básicamente, grupos bereberes. Un ejemplo destacado es el de los Banû Marzûq, clan de la tribu de los Masmuda, que organizaron la alquería de Benimarsoc (actualmente despoblada) y crearon el espacio irrigado de la Font de la Mata, al extremo oriental de la Vall. Había también, no obstante, algún grupo árabe muy pequeño, como por ejemplo los Banû Ru‘ayn, originarios del Yemen, que se establecieron en los alrededores de Alpatró y que desaparecieron antes de la conquista cristiana. Los indígenas que pudieron haber existido en la Vall antes de la llegada de los musulmanes serían asimilados con rapidez.

En el siglo X ya podemos advertir la existencia de redes de alquerías asociadas al cultivo del fondo de la Vall y de las vertientes bajas. La documentación de archivo de los siglos XIV al XVI permite conocer hasta una veintena de alquerías a lo largo del tiempo. El número real de las que podía haber en un momento determinado podría oscilar entre trece y dieciséis alquerías. Las alquerías (del árabe qarya) eran la forma de asentamiento y ocupación del espacio característica de los medios rurales andalusíes, eran poblados pequeños y semidispersos donde habitaban grupos familiares emparentados entre sí. 

En la Vall de Gallinera podemos hablar de una veintena de huertas pequeñas y dispersas, ninguna de ellas, en su estado original, llegaba a las dos hectáreas. La relación entre los sistemas hidráulicos y la presencia de materiales cerámicos, permite observar que las huertas se distribuían formando tres grupos definidos por la proximidad: una en la parte alta, otra en la zona central y un tercer grupo en el sector más bajo. El conjunto superior (que incluiría Llombai, Benicalaf, Benibeder y La Carroja; Benissili por otro lado) era el más disperso y tenían a Alpatró como alquería principal; al inferior, Benirrama estaba en medio (entre L’Alcúdia y Benimarsoc). Pero el más importante era el central, donde los espacios hidráulicos eran mayores y se encontraban más concentrados, y donde las alquerías eran más numerosas: Bolcàsim, Benitaia, Benistrop, Benihahia, Benissivà, Beniali, Rafalet y Benifoto. 

El núcleo de la organización islámica era la aljama, formada por los jefes de familia o de linaje respetados que forman el consejo de los ancianos (shaykh/s). A este consejo le corresponde tomar decisiones sobre los asuntos importantes de la comunidad, además de hacerse cargo de la administración de los bienes comunes (como las tierras abandonadas) y organizar la recaudación y el pago de las rentas señoriales. Un aspecto importante era la gestión de los bienes amortizados destinados al sostenimiento de las mezquitas, la limosna a los pobres y la manutención de los alfaquíes dedicados a la educación de los niños y a la aplicación de las normas jurídico-religiosas del islam.

Volver

La Vall de Gallinera estaba bajo el dominio del caudillo al-Azraq

LOS SEÑORÍOS FEUDALES DE LA VALL DE GALLINERA

En el momento de la conquista cristiana, la Vall de Gallinera estaba bajo el dominio del caudillo al-Azraq. Este pactó con el rey Jaime I el famoso tratado o convenio del Pouet (1245), manteniendo durante tres años sus castillos y propiedades, uno de los cuales era el de Alcalà y el otro el de Gallinera, los otros eran el de Castell de Castells, Xeroles, Margarida y Perputxent. 

La conquista tuvo como consecuencia la división del espacio en unidades de dominación señorial que el rey conservaba para sí o daba a diferentes miembros de la aristocracia. El territorio estuvo dividido en dos señoríos de origen castral vertebrado por un castillo o hisn. El señorío constituido a Gallinera tenía como centro el castillo del mismo nombre, cerca de Benirrama, y comprendía no sólo la propia Vall de Gallinera, sino también la Vall d’Ebo. Por su parte, el extremo occidental con sede en Benissili, estaba dentro del término del castillo de Alcalà, también llamado Alcalà de Gallinera, junto con las alquerías de la Vall d’Alcalà, situadas al otro lado de la sierra. 

Hacia noviembre de 1247 se inició el alzamiento armado de al-Azraq, y con este hecho el dominio musulmán de la zona se prolongó durante una década más. El caudillo musulmán controló todas las montañas. Todos los sarracenos de los alrededores que todavía no se habían levantado en armas fueron expulsados del reino por Jaume I hacia las tierras de Murcia y Granada. Jaime I paró la revuelta en solo ocho días, en 1258. 

Pero al-Azraq volvió de su probable exilio en Granada en 1276 para empezar una segunda sublevación. Aun así, no llegó nunca a la Vall de Gallinera, puesto que murió en una batalla librada a las puertas de Alcoi cuando iba de camino a la Vall a reunirse con los sublevados que allí lo esperaban. Unos meses más tarde murió también Jaime I. Fue su hijo Pedro III quien acabó con la revuelta el 1277-1278.

El 14 de noviembre de 1279 el rey Pere III confirmó, con una carta, la población de musulmanes de los valles situados en el interior de la zona de Dénia: los valles de Sagra, Pop, Callosa, Algar, Guadalest, Confrides, Castell de Castells, Gallinera, Alcalà, Benamanecil y Ebo. 

A lo largo del siglo XIII la Vall d’Ebo y Gallinera constituyen la frontera con el mundo musulmán, una frontera que avanza y cambia constantemente, así como los señores feudales que las detienen. Gallinera y Ebo se insertan en señoríos creados en favor de miembros de la familia real (el almirante Bernat d’en Sarrià, el infante Pere de Ribagorça, los duques reales de Gandia), mientras que la Vall d’Alcalà y Benissili es concedida a Bernat Guillem, de Vilafranca del Conflent (1288) y después será comprada por Jaspert de Valleriola (1404). 

A mediados del siglo XIV Gallinera y Ebo son concedidas a Guillem de Vich, Maestro Racional de Alfonso el Magnánimo, y sus sucesores venderán estos señoríos al linaje Borja (1487-1491). Mientras, el señorío de Alcalà-Benissili se inserta en una nueva alcurnia, los Català de Valleriola, a principios del siglo XVI. Así permanecerán dichas señorías hasta el fin del Antiguo Régimen. Por lo tanto, Benissili permanecerá separada del resto de la Vall de Gallinera hasta circa 1837-38, cuando se constituyen los primeros ayuntamientos constitucionales.

Volver

En la Vall de Gallinera, medio siglo después de la conversión oficial, se seguían utilizando los nombres musulmanes

LA VALL DE GALLINERA, TIERRA DE MORISCOS

Entre 1519 y 1526, por orden del rey Carlos I, fueron forzados a convertirse al cristianismo todos los moriscos del reino de Valencia. El decreto de conversión ponía, por primera vez, bajo el control de la Iglesia, a los musulmanes residentes en el reino de Valencia. Este control se ejercía, fundamentalmente, en un doble nivel. Uno de carácter represivo que correspondía a la Inquisición; el otro de vigilancia cotidiana y, a la vez, de propagación de las prácticas rituales, simbólicas y matrimoniales cristianas, que estaban en manos de la red parroquial implantada por la diócesis. 

La acción de la Inquisición tuvo poca incidencia a causa del acuerdo que limitaba la persecución inquisitorial durante cuarenta años a la apostasía declarada; y, en segundo lugar, a causa de la protección ofrecida por los señores a sus vasallos moriscos. 

De todas formas, el encuadre parroquial de los moriscos fue lento y deficiente. En el momento de la conversión existía una parroquia única para los valles de Alcalà, Ebo y Gallinera. Una parroquia sin apenas fieles ni verdadera iglesia, solo una capilla en el castillo de Gallinera y una feligresía formada por el alcaide y su familia, dos o tres soldados, un alguacil y poco más. 

Solo a partir de 1534-35 fue cuando la diócesis de Valencia decidió construir una red parroquial, mediante la fundación de ciento veinte nuevas rectorías de moriscos. Respecto a nuestros valles, esta acción supuso la desmembración de la antigua parroquia de Gallinera en cuatro rectorías: Jovada, Ebo, Benirrama y Alpatró; Benissili estaría dentro de la parroquia de Alpatró. Cuatro rectorías mal dotadas y mal asistidas, con rectores que, a menudo, ni siquiera residían en el lugar. 

En la Vall de Gallinera, medio siglo después de la conversión oficial, se seguían utilizando los nombres musulmanes de manera desenvuelta, las mezquitas conservaban sus tierras y los alfaquíes continuaban cuidando de la educación religiosa. 

Con el desarme de 1563, el fin del plazo de los cuarenta años y la llegada de Juan de Ribera al arzobispado de València (1569), con el propósito de reducir los moriscos a la obediencia católica, señala un punto de inflexión en la actividad eclesiástica en las zonas habitadas por cristianos nuevos. A tal efecto se procedió al aumento de las parroquias de moriscos para llegar a los feligreses de forma efectiva y, por otro lado, mejorar las dotaciones económicas de estas parroquias para garantizar la presencia estable de curas comprometidos. Consecuencia directa de estas acciones fue la creación de una nueva parroquia en el centro de la Vall de Gallinera, la parroquia de Benissivà (1575), formada con los anexos de La Solana, Bolcàsim, Benistrop, Benitaia, Benialí y Ràfol. Una vez creada la red parroquial empezaron a intensificar las inspecciones periódicas de los agentes diocesanos, en forma de visitas pastorales a cada parroquia, con el objetivo de asegurar los medios de mantenimientos de las mencionadas parroquias, elaborar una relación de los bienes de las antiguas mezquitas asignados a las parroquias desde la conversión ―de los que no se tenía ningún control― y empezar la presión sobre los moriscos para lograr los usos y costumbres de los cristianos en materia de ritual y obediencia a los preceptos católicos. 

Esta presión pastoral en la Vall de Gallinera, entre 1578 y 1597, consistió en un esfuerzo para sustituir la presencia de signos físicos musulmanes por otros de cristianos. Se ordena el derribo de las mezquitas que no podían ser convertidas en iglesias, como la que había entre Benialí y L’Alcúdia, la de la alquería de Benifoto, otra en medio de Benimarsoc, y una tercera entre las alquerías alta y baja (Benimoamet y Benimamit, al este de Benirrama), y la que había junto a Benistrop. Los antiguos cementerios musulmanes tenían que convertirse en campos para el cultivo de árboles y ser arrendados en beneficio de las iglesias, se tenía constancia entonces de unas 36 zonas de enterramiento esparcidas en el valle, entre dos y siete para cada alquería. La cristianización del espacio se tenía que completar con la instalación de cruces de madera grandes en los principales cruces de caminos y la distribución controlada de imágenes de santos para los interiores domésticos. 

Otra línea de actuación sería el adoctrinamiento, se tomaron medidas para que los rectores enseñaran la doctrina cristiana a los niños y que intentaran, a la vez, utilizarlos para transmitirla a otros. Se ordenó la instrucción de todos los feligreses, bajo la amenaza de no permitirles contraer matrimonio en caso de que no pudieran demostrar el conocimiento de oraciones, mandamientos, sacramentos, etc. Todo el mundo tenía que ir a misa y a los sermones, y para que nadie pudiera escabullirse, los rectores debían de confeccionar nóminas de los asistentes mayores de siete años y pasar lista todos los domingos. 

Se suprimieron rituales recreadores de la identidad musulmana, como por ejemplo evitar el sacrificio de animales a la manera islámica, tanto para el consumo humano como para la realización de sacrificios rituales. 

También se intentó la sustitución y sacramentalización de los ritos relacionados con el ciclo vital. En el momento del nacimiento, las comadronas cristianas viejas tenían que asistir en el parto; convenía reducir el tiempo sin bautizar del bebé y evitar el uso de nombres musulmanes en el bautizo. En caso de matrimonio se tenía que avisar al cura, a quien correspondía vigilar que no hicieran antes de la boda “ceremonias de moros”, y un alguacil asistía normalmente en calidad de testigo. Llegado el momento de la muerte, toda defunción inminente debía de ser comunicada al rector, que se presentaba en las casas de los moribundos con la intención de confesarlos y presionarlos para que dejaran el dinero suficiente para tres misas. Las mismas comadronas cristianas viejas tenían que amortajar al difunto y evitar cualquier tipo de ritual islámico. 

La mayoría soportaban a disgusto la obligada condición de nuevos cristianos y esto hacía que se rebelaran y esperaran nuevas invasiones norteafricanas que los liberaran tanto de la opresión religiosa como de las cargas feudales. Por eso, estos nuevos cristianos seguían viviendo, en la intimidad de sus casas, las costumbres jurídicas, religiosas y culturales musulmanas.

Volver

Estos colonos con “hambre de tierra” seguían el camino hacia L’Atzúbia y la Vall de Gallinera

LA REPOBLACIÓN MALLORQUINA

El camino de los mallorquines ha estado en el imaginario de los pueblos de alrededor de la Vall de Gallinera (L’Atzúbia, Planes) como el camino que emprendían los mallorquines que llegaban al puerto de Dénia para buscar un nuevo inicio, una nueva vida, aprovechando que los valles del interior de la Marina habían estado despoblados después de la expulsión de los moriscos. Estos colonos con “hambre de tierra” seguían el camino hacia L’Atzúbia y la Vall de Gallinera para empezar de nuevo.

Así, parece ser que por la Vall de Gallinera pasó un río de gente a lo largo de la primera mitad del siglo XVII. Llegaron familias completas de un mismo lugar de Mallorca. Tenemos documentadas alrededor de 257 familias mallorquinas, no todas arraigaron, algunas buscaron mejores condiciones en los valles y comarcas vecinas (Alcalà, L’Orxa, Vilallonga, Fageca, Famorca, Salem…). Solo un centenar corto se asentaron, muchas de la parte de Tramuntana (Andratx, Calvià, Estellencs, Fornalutx, Pollença, Puigpunyent), otros de la plana de Mallorca (Algaida, Montuïri, Muro, Sant Joan, Sineu), en menor cantidad del Raiguer (Alaró, Campanet), Migjorn (Llucmajor), Llevant (Artà y Capdepera), y alguna de Menorca (els Camps).

Prueba de esta inestabilidad repobladora fue que en la plaza de Benialí firmaron la carta de Gallinera setenta y ocho colonos, pero después firmaron los establecimientos ochenta y siete colonos y en el censo de 1646 aparecen setenta y tres casas. Mientras, Benissili sufrió tres intentos de repoblación: el primero fallido (1610), en el segundo abandonaron la mayoría, y después vino una tercera fase hacia los años treinta con efectivos valencianos y mallorquines. En el censo de 1646, Benissili tenía nueve familias asentadas. 

Asistimos a una reordenación del asentamiento humano sobre el territorio, de las aproximadamente dieciocho alquerías existentes antes de la expulsión, pasamos a unas once alquerías (Benimarsoc, Benirrama, L’Alcúdia, Benialí, La Solana, Benitaia, La Carroja, Alpatró, Llombai y Benissili) , teniendo en cuenta que Benissivà no será repoblada hasta finales del siglo XVII, espoleada su repoblación por los Puig (Bernat Josep). Habrá, pues, una selección en los asentamientos, buscando los lugares que tengan mejores condiciones. 

Predominan las familias campesinas extensas, que se asientan mayoritariamente en bloque, en un destino concreto; esto provocará la repetición constante de nombres y apellidos, es decir, vienen de un mismo pueblo y vivirán todos juntos en un mismo lugar de acogida. Tienden a contraer matrimonios entre ellos, manifestando una fuerte solidaridad de grupo, esto les permitirá la creación de comunidades de origen homogéneo y muy cohesionadas culturalmente, hecho que ayudará a la aclimatación de los recién llegados, sobre todo en territorios aislados como la Vall. Esta cohesión de grupo y sus prácticas endogámicas provocaron el recelo por parte de los valencianos circunvecinos, que los denominan garruts. Incluso, compartirán sus devociones de origen (la Virgen del Lluch, la Virgen de Montserrat) con otras de valencianas (Virgen de Agres, san Francisco, Virgen del Rosario, etc).

A pesar de la juventud de las personas recién llegadas (y su dinamismo demográfico) hasta mediados del siglo XVII no surgen los primeros indicios de recuperación, pero es muy evidente el aumento repentino en las primeras décadas de la repoblación, con un gran número de nacimientos inscritos. Aun así, la estabilidad de repoblación se conseguirá a partir de la mitad de siglo, de manera bastante gradual, a finales del último tercio del siglo XVII todavía asistimos a un goteo de pobladores, aunque mucho menor que en la primera mitad. 

Simultáneamente a la repoblación, aparecen síntomas de insatisfacción que irán surgiendo conforme avanza el siglo. No en balde Benissili será unos de los epicentros del movimiento organizado (1693), una revuelta antiseñorial que patentiza el malestar de los labradores por las condiciones feudales, y todavía tendrá continuación durante la Guerra de Sucesión en el reino de Valencia. 

 

Volver

EL SIGLO XVIII

El siglo empieza con la Guerra de Sucesión, que tuvo gran impacto en la Vall de Gallinera. De hecho, hay testigos de la presencia de Joan Baptiste Basset en la Vall de Gallinera y su estancia en el convento de San Andrés, así como la presencia de Maur Ríos, sobrino de Basset, al convento de Benitaia (1705), según Carme Pérez Aparicio.

Por las cartas de Luis Geronimo de Pastor, oficial de la curia ducal de Gandia, sabemos que la Vall de Gallinera se añadió al movimiento austracista: 

Se han llenado los montes de estos parages de migueletes, y a todas hores acometen inyquidades (…) que no se puede transitat los lugares sin copia de gente, pues Villalonga, Gallinera, Ebo, Laguar, y generalment todos los lugares de las montañas abiertos, son dueños ellos, sin que tengan por aora contradicción alguna” (…). Y los habitantes de los valles no disfrutaban de buena prensa ante el señorío: “Tengo ya en mi poder la lista de todos los habitantes de Ebo y Gallinera, però  con certesa quienes han sido buenos no, lo que examinaré en breve, y me parece segon lo que ha oido dezir, que en Gallinera se encontraran muchos buenos, però en Ebo pocos, o por mejor dezir ninguno.

De hecho, hay constancia documental de que la gente de nuestros valles se negó a satisfacer los derechos señoriales, alegando que habían pasado a la jurisdicción real (archiduque Carlos III). Por todo esto, sufrieron una fuerte destrucción el noviembre de 1707: 

El martes primero de los corrientes entraron las tropas en el valle de Gallinera, y a causa de haver huido todos los naturales, assi hombres como mujeres al monte y desemparado sus casas, dieron fuego a todos los lugares del valle, y aunque la primera noticia fue, por algunos soldados y paysanos de esta huerta, que todo el valle quedava quemado, pero el viernes immediato vino un religioso del convento de Gallinera (…) y me dixo que se reducia solo la quema a unas quarenta cassas (…) y que luego que las tropas salieron del valle bolvieron los naturales, y remediaron muchas casas…

Tampoco quisieron o no pudieron satisfacer las contribuciones para mantener las tropas en 1708: 

Dixe a V.E (…) lo cargado que se encontrava el condado de Oliva, valles de Gallinera y Ebo y Pego, pues es impossible puedan dar cumplimiento a setenta y quatro libras, quinse sueldos y ocho dineros cada dia, que es el gasto de de los oficiales y soldados (…) Visto que no pueden portarlo se han resuelto a que les saquehen, que les pongan presos, no se les da nada pues es materia inpracticable el poderlo cumplir.

El siglo había empezado con una guerra y malestar por las condiciones señoriales, lo que se agrava con la sentencia negativa del pleito de incorporación a la Corona (1762).

El mismo año de 1762, el rector de Benissivà, Josep Guillem, nos dejó una historia impagable sobre la Vall y de la parroquia de Benissivà, el Báculo pastoral de la parroquia de Benisiva (1762). Lo diseñó como un vademécum, una guía: 

…porque cada pahis tiene sus costumbres particulares, i abusos especiales, que conviene, sepa el Cura, para no ser engañado ni trabajar vanamente o sin effecto en muchas materias (…) formo este libro, que aunque mucho ha tenia determinado in pectore, i de antemanos comprado el volumen; por estar hastora pendientes los negocios de tierras i árboles de la fàbrica de esta Parroquial(…) 

 

Aun así, a finales del siglo XVIII, observamos un aumento considerable de la población, que ya plantea Josep Antoni Cavanilles cuando visita la Vall de Gallinera (1792), y que podemos observar en los restos de abancalamientos hasta la cumbre en la parte de las umbrías. Cavanilles, además de alabar la belleza del territorio reseña los numerosos asentamientos: 

Su suelo es desigual y abarrancado, pero tan poblado de lugarcillos, tan bien plantado de árboles y aprovechado, que su vista deleyta ahora se examine por parte, ahora se observe desde las altures.

Así como el cuidado y el trabajo de sus habitantes en el cultivo: 

Son muy aplicados al trabajo, todo lo aprovechan, y viven contentos en aquel recinto delicioso. El sitio mas oportuno para verlo de un golpe es el cabezo de la peña Horadada

Remarca la diversidad de productos que hay en la Vall, entre otros, las cerezas, de las que se producen noventa arrobas, y también el hecho de que se producían en tiempo en que no había producción en los otros pueblos. 

 

Volver

EL SIGLO XIX

El siglo XIX, a escala local, viene marcado por la Guerra del Francés, la disolución de los señoríos, y como consecuencias inmediatas, la liberación de la Vall del yugo señorial, la exclaustración y venta del convento de Benitaia, la incorporación de Benissili al Ayuntamiento constitucional de la Vall de Gallinera y la epidemia de cólera de 1885. A causa de la carencia de estudios sobre la historia local solo podemos intuir por informaciones indirectas cómo evolucionó la vida de la gente de la Vall.

Respecto de la Guerra del Francés (1808-1814), aunque afectaría seriamente a la gente de nuestras tierras, no podemos aportar datos por ahora, así que esperamos que futuras investigaciones nos den luz sobre el periodo. 

No conocemos cuántos miembros tenía el convento, algunos continuaron ejerciendo de vicarios en la zona. El convento, con una extensión de unas 2 hectáreas, fue vendido a Manuel Franco, que pagó un precio de 51.581 reales. Tampoco conocemos el detalle de la incorporación de Benissili al Ayuntamiento de la Vall de Gallinera, solo que la fecha fue 1838. 

En cambio, sí conocemos las consecuencias de la epidemia del cólera que afectó a la Vall en 1885: murieron 112 personas de los 1.969 habitantes censados. Estos 1.969 habitantes se distribuían en los ocho pueblos que conocemos hoy: Benirrama (366 h.), Benialí (446 h.), Benissivà (192 h.), Benitaia (166 h.), La Carroja (183 h.), Alpatró (387 h.), Llombai (63 h.) y Benissili (106 h.), habían desaparecido La Solana y L’Alcúdia. En la obra sobre la epidemia que ha publicado Emilio Aragón Mengual, vale la pena mencionar la distribución de las casas de la época, que a los más mayores no sorprenderá tanto como a los jóvenes.

Las casas, por lo que sabemos, según la estructura y algunas descripciones recogidas, serían pequeñas, habitualmente de dos plantas ―las de los más ricos tenían tres, con la paliza en la parte más alta―, con una estructura de piedra calcárea de las montañas de alrededor, amarrada con una argamasa hecha de cal y arena, sin lucir al exterior. Como las casas solían ser estrechas se distribuían linealmente hacia el interior en naves de unos cuatro metros de longitud.

Las casas de la gente más humilde estaban, generalmente, mal ventiladas y el suelo, en la planta baja, era de tierra apisonada y se regaba a diario para mantenerla firme; los niños más pequeños jugaban sobre ella o andaban a gatas y se llevaban después los dedos en la boca, con lo cual el suelo de la casa se convertía en un foco ideal de contaminación.

La planta baja era donde se desarrollaban las actividades cotidianas de la familia y estaba distribuida de la siguiente manera: la primera nave consistía en una entrada con suficiente espacio para que pasara el burro y el carro y comunicaba con la segunda nave, solo separada por un arco; el espacio principal era donde se cocinaba, se comía y se hacía vida social en invierno, alrededor del fuego. En esta estancia estaba la chimenea, el lugar de cocinar y calentarse cuando hacía frío, una mesa y algunas sillas bajas de madera y cuerda, el cantarero donde se depositaban los cántaros que contenían el agua que se usaba para beber o hacer el último lavado de los platos o las cazuelas, un armario de pared que se usaba para guardar la sal y otros condimentos, y la vajilla de la familia, más bien escasa. Al otro lado de la nave estaba la escalera que subía al piso superior 

En la tercera nave solía encontrarse un azulejo donde se ponían los barreños que se usaban para lavar los platos y el trípode con la palangana. Era el lugar donde se encontraba la escalera que servía para subir a las habitaciones de arriba. Debajo del arco de la escalera se encontraba la bodega, un pequeño y fresco habitáculo donde se guardaban las jarras del aceite con el que se había freído, la verdura de temporada, la salmuera, etc. Aquí se dejaba la fruta y verdura de uso diario, los capazos con la hierba que tenían que consumir los animales del corral y, si había bastante sitio, algunas herramientas del campo. 

Esta planta se completaba con el corral (la cuarta nave) y el patio; en el primero se encontraba el pesebre donde se le ponía la comida en la caballería, la porqueriza, algún compartimento para la cabra, que proporcionaba leche para los más pequeños, y la conejera; las gallinas, y si había algún pavo, circulaban sueltas entre la basura. El corral también era el lugar donde se dejaban los aparatos de la caballería y otras herramientas que se utilizaban para trabajar el campo (albarda, serón, arado, azadas, ganchos, etc.) y donde hacían sus necesidades todos los miembros de la familia. El ras era un patio descubierto que proporcionaba luz a las cámaras posteriores y al corral, y servía para depositar la leña y las jarras de cal o de arena que se usaban para lucir las paredes interiores si hacía falta. 

En algunas casas, sobre todo en las afueras del pueblo, el patio o corral comunicaba, a través de una pequeña puerta, con un trozo de bancal o había alguna higuera u otro tipo de árbol frutal y un pequeño huerto donde cultivaban las verduras de temporada (coles, espinacas, acelgas, cebollas, ajos, nabos, etc.) que cubrían las necesidades de la familia y eran regadas con agua del pozo. 

En la segunda planta se encontraban los dormitorios y la paliza (en las casas con tres plantas, esta se encontraba en la más alta). En las cámaras de la segunda planta es donde dormía la familia; solían ser pequeñas y se pasaba a cada una a través de las otras porque las casas solían ser estrechas. No había puertas ―en algunos casos una cortina hacía de separación entre dos de estos habitáculos―, así que la intimidad no estaba nada garantizada. Como las familias eran bastante numerosas las camas eran compartidas por los más pequeños, con lo cual las enfermedades de transmisión se encontraban favorecidas. Los muebles eran escasos y, además de la cama, solo había alguna silla y un armario de pared con estantes para dejar las cosas.

Todas las casas tenían pozo en la planta baja, generalmente en uno de los tres primeros espacios. Habitualmente era único, algunas veces se trataba de “medio pozo”, compartir con la casa del lado, bien porque así se hizo de mutuo acuerdo entre vecinos cuando estos se construyeron, bien por motivo de particiones familiares de una casa más grande que se había dejado en herencia a dos hijos y se había tabicado por el medio. El agua del pozo no la usaba la familia para consumirla directamente sino para lavarse, dar de beber al ganado, dar el primer lavado a las cazuelas y los platos y enfriar el agua, el vino, la verdura, la fruta o la carne. 

La paliza se encontraba en la segunda o, si había, la tercera planta, y consistía de un espacio libre sin compartimentos que estaba destinado al almacenamiento de las cosechas (peras de invierno, melones, algarrobas, maíz, cebada, trigo, aceitunas, etc.) hasta que se consumían, se llevaban a la almazara o, si se daba el caso, se vendían. Como era fundamental conservar las cosechas, cuando llegaban estas y la paliza estaba llena, se guardaba parte de ellas en las habitaciones donde dormían los habitantes. 

No existía baño y las necesidades fisiológicas se hacían en el corral, junto al burro o en la porqueriza, o entre las gallinas: se cogía una azada pequeña se cavaba un hoyo donde se hacían las deposiciones y después se volvía a tapar. Más adelante toda esa mezcla de basura animal y humana sería usada para adobar la huerta. 

Tampoco había agua corriente, ni tan solo fuentes con las mínimas garantías de potabilidad como lo entendemos hoy en día. Las mujeres o las niñas iban con los cántaros a coger agua de la fuente del pueblo, y esa agua era la que usaban para beber o cocinar. Para lavarse las manos, fregar, enfriar la botella de vino o el botijo de agua, lavarse o dar de beber al ganado se utilizaba la del pozo de la casa, que se recogía de las aguas pluviales. La ropa pequeña era lavada en casa, pero la más grande (sábanas, colchas, etc.) se llevaba al lavadero del pueblo, normalmente situado en las afueras de este, donde la fuente proporcionaba agua todo el año. Este hábito se tiene que tener en consideración en casos de enfermedades de transmisión fecal-oral, como el cólera, puesto que si se lava ropa contaminada con materias fecales en un lugar compartido por otros usuarios se facilita el contagio. 

¿Cómo eran los pueblos? Como el crecimiento de estos pueblos era un poco errático ―fruto de la herencia morisca―, las calles eran estrechas y poco soleadas y, en las afueras o dentro del pueblo, quedaban patios o corrales que guardaban las manadas de cabras, ovejas o vacas, y donde se cultivaban verduras que eran utilizadas para el consumo diario. Las calles eran de tierra y piedra, y si había aceras, estas eran canales del río, de forma que cuando llovía se formaba un barro pegajoso que se mezclaba con los desechos y el agua sucia que la gente echaba en medio de la calle o con la basura que dejaban los animales cuando iban sueltos. 

La alimentación de los pueblos de montaña hasta mediados del siglo XX se deriva de la economía de subsistencia y autoabastecimiento: se come aquello que se produce y, como la mayoría de la gente bordea el límite de la pobreza, los excedentes son escasos. Este es otro factor importante a tener en cuenta porque una dieta deficiente debilita el sistema inmunitario y favorece la predisposición a sufrir enfermedades. Básicamente consistía en una dieta donde predominan las legumbres y los productos de huerta y donde las proteínas (carne, huevos, etc.) son escasas porque, aunque también se consumen, suelen utilizarse para venderlas o para alimentar a los más débiles o enfermos. 

El desayuno habitual de las casas consistía en una taza de sopas de pan con malta, endulzada con miel, porque todas las casas solían tener algún buque de cerrillo. La malta se hacía tostando cebada, que después era molida con un molinete manual y cocida con agua en una cafetera o perol. En algunas casas tenían una o varias cabras que proporcionaban leche para consumo propio. Al mediodía solían comer una comida consistente puesto que, como iban al campo, solían guardar la comida “de caliente”, para la noche, cuando volvían del trabajo. 

Cuando los hombres o las mujeres trabajaban en el campo y no podían volver a comer en casa ―porque se trabajaba de sol a sol―, se llevaban detrás el recaudo para mediodía. Este consistía en un trozo de pan ―de harina de maíz cuando la cosecha de trigo había sido escasa― con bacalao o melva o sardinas saladas o, aquellos que tenían más posibilidades, un trozo de tocino o alguna morcilla; la carne y los huevos eran casi prohibitivos. Esto lo acompañaban con judías hervidas, pencas, nabos, etc., que elegían del perol que se preparaba para ese día, antes de poner el arroz, adobado con un esparavel de aceite; también solían llevar un poco de salmuera. 

Para engañar el hambre entre tan escasa y poca nutritiva comida solían llevar detrás un puñado de higos secos o de bellotas, cuando había. 

Por la noche, estaba reservada la comida más nutritiva, que consistía en un “plato de caliente”: arroz con judías y pencas, potaje de lentejas, borreta de melva, paella con bacalao y espinacas, etc. 

Volver

EL SIGLO XX

Desde principios del siglo XX, la población de la Vall ha crecido de una manera considerable, en 1910 llega al máximo de 2.324 habitantes; a partir de esta cifra, la población no parará de decrecer hasta nuestros días. Ante esta situación y la imposibilidad del territorio de generar riqueza suficiente para toda la población, continúa la tendencia comenzada a mediados de siglo XIX de emigrar al exterior. Sabemos de emigraciones alrededor de 1917 a América, tanto Estados Unidos, Venezuela, Cuba, y Argentina entre otras. Esta emigración transoceánica, y su coste, implicaba en muchos casos la posibilidad de rehacer la vida en el nuevo país y no volver nunca más, o bien, permanecer durante un periodo superior a dos o tres años, como mínimo. En la zona de Nueva York también habrá una colonia incipiente de valencianos que ayudará a los recién llegados en la busca de trabajo y oportunidades. 

Otra vía de emigración más “familiar” y con menores riesgos es la emigración al norte de África, concretamente a la colonia francesa de Argelia. La presencia de una importante colonia de emigrados valencianos atraídos por el nivel de vida y la posibilidad de conseguir ahorros “rápidamente”, y por la diferencia de sueldos respecto a España, hará que esta vía se convierta en una solución a corto plazo (un año, dos, etc.). La población valenciana usará esta vía en situación de crisis económica, la necesidad de ahorrar para contraer matrimonio o simplemente la necesidad de equilibrar una economía familiar en bajada. La gente emigra a un territorio donde ya había otros valencianos, incluso, vecinos y parientes de L’Orxa y otras localidades vecinas de la Vall. 

Los trabajos eran diversos, pero para las mujeres el más asiduo era el servicio doméstico en los hogares franceses, mientras los hombres podían encontrar ocupaciones en el puerto, la agricultura y la construcción, entre otras. El progreso de algunos emigrantes les permitirá incluso abrir negocios propios en las principales áreas urbanas. 

A veces emigraba un miembro de la familia como las mujeres a Argel, mientras los hombres restaban en el pueblo al cuidado de las casas, los hijos y las tierras. En el caso de la emigración americana, parece que tuvo un componente masculino principalmente, seguramente la mayor distancia y peligrosidad hacía que fueran los hombres los que hacían el trayecto. 

Esta emigración solo se detendrá o cambiará de significación durante la Guerra Civil, después del conflicto la emigración continuará espoleada por la situación política española o la precariedad económica de los años de la posguerra civil y por las necesidades de reconstrucción en la Europa de la posguerra mundial. Los principales destinos de la posguerra civil fueron Francia, Alemania, y en menor medida, Inglaterra y Suiza. 

El gran drama del siglo XX en la Vall fue la Guerra Civil, porque supuso un gran descalabro para todo el territorio. A pesar de que todavía no existen estudios suficientes sobre el tema, se han comenzado vías de investigación en los últimos años (Teresa Ballester, Vicent Gavarda, Francisco Moreno Sáez, Miguel Ors Montenegro); para nuestra síntesis seguimos a Teresa Ballester Artigues que ha estudiado el tema en su tesis doctoral (1995) y ha publicado varios artículos sobre el tema. 

La represión durante el periodo de guerra en 1936 se produjo en los primeros meses, entre agosto y noviembre, contra las personas consideradas enemigas del gobierno de la República, marcada por una inusitada violencia. La Marina Alta se vio inmersa en esta oleada al igual que el resto del territorio. Aun así, hay que distinguir dos tipos de represión: la incontrolada por parte de elementos fuera de la ley que asesinaron por los caminos y carreteras, y la que siguió la vía legal de detenciones de religiosos y personas destacadas en las filas de los partidos de derecha, que fueron encarceladas y enjuiciadas por un tribunal popular al ser consideradas una “quinta columna” peligrosa y colaboradora con los militares insurrectos.

En la Vall de Gallinera, los hechos violentos fueron escasos y se produjeron en el marco de la represión incontrolada, se utilizaba el sistema de los “paseos” con el coche denominado la Pepa: las personas escogidas eran conducidas a un determinado lugar, apareciendo los cadáveres en algún camino o carretera, o desaparecían. 

Hay que tener presente que la violencia extrema tuvo acto de presencia y se manifestó en la eliminación física ―el asesinato― de todos los individuos que representaban la dominación secular tanto en el poder económico, como social, así como la de aquellos que tradicionalmente se habían alineado a su lado. Sobre todo, en un momento en que el golpe de estado del 18 de julio no había triunfado, pero había puesto en marcha una guerra, donde el primer objetivo de los sublevados era la eliminación de los adversarios políticos, la represión en cada zona pretendía eliminar los elementos quintacolumnistas. 

En la Vall de Gallinera fueron asesinados el 19 de agosto del 1936, el propietario Agustí Cebrià Camps “de derechas (…) habia sido alcalde”, y el “labrador de derechas”, Pascual Sapena Alemany, a los dos los encontraron en la sierra de L’Ombria. Según la documentación franquista “los dos asesinatos son adjudicados a un grupo de milicianos rojos de los pueblos limítrofes que habian dado batidas por estos pueblos”. También en la Vall de Gallinera se llevaron a cabo dos detenciones de vecinos de Oliva que acabaron en muerte. El 20 de agosto del 1936, Joaquin Alemany Alemany, residente accidental en Vall de Gallinera, fue detenido por “un grupo de milicianos rojos de la Vall que lo hirieron gravemente deteniéndolo juntamente con sus dos hijos Joaquin y Francisco Alemany Navarro, todos fueron conducidos a Alicante, donde el primero murió en el hospital y los dos hijos fueron más tarde trasladados a una càrcel de Valencia donde fueron asesinados”. También parece que, fruto de una delación fue asesinado el médico Jaime Sirera Catala, de la Derecha Regional Agraria (DRA), el 25 de agosto de 1936, en la partida de El Llombo, fueron considerados sospechosos del acto Fernando Sivera Senda y Tadeo Briones Moll. También fue asesinado José Gerardo Sendra Server, propietario de Pego, de 52 años, empleado del Ayuntamiento de Pego, quien fue encontrado en la sierra de L’Ombria, en el corral del Morell, el 19 de agosto de 1936. El 9 de septiembre de 1936, Blas Navarro Sendra, vecino de Oliva, fue delatado y corrió la misma suerte, lo condujeron a Oliva “donde fue a las pocas horas barbaramente martirizado, hasta producirle la muerte”.

Hay que tener en cuenta, en todo momento, que la documentación utilizada ha sido la de la causa general, por lo tanto, el lenguaje y los hechos están tratados desde el punto de vista de las autoridades franquistas, que fueron las que llenaron los impresos que generaron esta documentación.

Otro aspecto de la lucha contra los enemigos de la República fue cuando en octubre de 1936 que…

diferentes vecinos de esta localidad de conocida ideología derechista fueron obligados a entregar cantidades en metálico y de productos agrícolas de sus cosechas, especialmente de aceite, y algunos fueron despojados de las fincas de su propiedad, que fueron incautadas… 

Estos propietarios fueron Joaquin Alemany Alemany de Silvestre, Desamparados Domenech Alemany, José Domènech Alemany, Bernardino Feliu Tarrasó, Eduardo Mengual Sendra, Amparo Navarro Alemany, Maria Sastre Noguera y José Ferrandiz Seguí. 

Respecto a la represión de posguerra tenemos que señalar algunas consideraciones generales (seguimos a Francisco Moreno Sáez), la documentación y la información recogida corresponde, exclusivamente, a la de la causa general, por lo tanto son fuentes franquistas y representan su visión ideológica, las informaciones serían la mayoría de ellas sacadas con violencia. Las torturas y los maltrato en las prisiones improvisadas y cuarteles de la Guardia Civil o de la Falange estaban al orden del día y se producían así numerosas “confesiones” y acusaciones que después, cuando pasaban ante jueces, trataban los procesados de desmontar, casi siempre sin éxito. Cuando una persona era procesada, se denominaba un juez instructor que o bien lo ponía en libertad, o ponía en marcha un procedimiento que lo llevaría ante un Consejo de guerra. Mientras tanto, el investigado podría ser puesto en libertad o mantenido en prisión a la espera que se concluyera su sumario. La incorporación de nuevos testigos de particulares o instituciones podrían hacer que el imputado reingresara en la prisión. Cuando se decretaba la libertad, aquellos que estaban en edad militar tenían que repetir el servicio militar, esta vez en el ejército franquista. 

Cuando finalizaba el procedimiento, la causa pasaba al Pleno y se celebraba el Consejo de Guerra. Configuraban el tribunal ―incluidos los fiscales y el defensor―, militares de graduación a los cuales no se les requería ninguna formación jurídica, excepto al fiscal. Al menos hasta el 1940, el tiempo que tenía el defensor para estudiar la causa era irrisorio y no superaba las veinticuatro horas, muchas veces la causa afectaba varios acusados. La documentación, y las declaraciones de los reos y testigos tenían que ser analizadas en este escaso plazo. Si el acusado se mostraba conforme con la pena pedida por el fiscal, esta era firme y no asistía al consejo de guerra. A partir de 1940 se centralizaron los consejos de guerra en la ciudad de Alicante y para asistir, los presos eran conducidos hasta el reformatorio de Alicante. 

Durante la vista oral, el ponente resumía el sumario de cada procesado, y condensaba las actuaciones llevadas a cabo durante el procedimiento y las acusaciones, el fiscal solicitaba la pena que consideraba adecuada y el defensor se limitaba, en general, a pedir clemencia o, en todo caso, a solicitar la pena inmediatamente inferior a la propuesta por el fiscal. El estudio de esos procesos, accesibles desde hace pocos años, demuestra la falta de rigor en la investigación de los hechos y las contradicciones entre los testigos: en realidad, la vista oral era un mero trámite para justificar el castigo y la revancha contra los defensores de la República. 

Los consejos de guerra implantaron la justicia a la inversa: es decir, los militares que se rebelaron contra el gobierno legítimo de la República acusaron de rebelión a aquellos que lo habían defendido. Las sentencias clasificaban los hechos en tres categorías: la adhesión a la rebelión, que se castigaba con pena de muerte o entre treinta y veinte años y un día de reclusión mayor; el auxilio a la rebelión, penado entre veinte años y un día de reclusión menores y penas de un año de prisión menor; la excitación a la rebelión, con una pena máxima de  doce años de prisión mayor, la cual también implicaba penas mínimas de hasta seis meses de prisión y un año de prisión menor. 

A continuación, se relacionan las circunstancias agravantes (perversidad y trascendencia de los hechos) o atenuantes, la minoría de edad, que concurrían y se concretaba la pena. Además, y de manera general, se consideraba al condenado responsable civilmente de acuerdo con la legislación vigente, sobre todo, la Ley de Responsabilidades Políticas de febrero de 1939.

En determinadas condiciones y como paso previo a la libertad condicional, se concedía a los reclusos la prisión atenuada, que tenían que cumplir en su domicilio, el cual no podían abandonar “sinó para las necesidades del trabajo, profesión u oficio a que se dedique, para el cumplimiento de sus deberes religiosos y órdenes de las Autoridades.” 

Respecto de la libertad condicional, se concedía en dos supuestos: haber cumplido tres cuartas partes de la pena o haber observado buena conducta. En este caso, se solicitaban tres informes de las autoridades locales: la alcaldía, la jefatura local del Movimiento y la Guardia Civil o policía, que opinaban sobre si se le podía conceder o no esa libertad, si podían volver al pueblo o si tenían que marchar al destierro, donde obviamente tenían grandes dificultades para subsistir por falta de trabajo en muchos casos. Mensualmente, se enviaba al Gobierno Civil un informe sobre los presos que se encontraban en libertad condicional o vigilada en cada pueblo, y también mensualmente el liberado enviaba al director de la prisión de donde había salido―que tenía que autorizar cualquier cambio de residencia― una carta en la que tenía que informar sobre su trabajo, ocio y relación con los vecinos y con las autoridades locales. La Guardia civil fue informada de la concesión de la libertad condicional con la finalidad de que sea vigilada su conducta y actividades político-sociales. Cualquier infracción de toda la normativa sobre la libertad condicional implicaba su pérdida y el retorno en la prisión. 

La Ley de Responsabilidades Políticas, promulgada en febrero de 1939, fue otro instrumento de la política represiva franquista. Se aplicaba a los afiliados de los partidos que componían el Frente Popular y a los sindicatos que lo apoyaban que habían pasado por consejo de guerra o habían sido denunciados. Una vez iniciado el expediente no lo podían detener “ni el fallecimiento, ni la ausencia, ni la incomparecencia del presunto responsable”. Las penas previstas por la ley podían ser de tres tipos: 

  1. a) Restrictiva de actividad, como la inhabilitación para desarrollar cargos públicos. 
  2. b) Limitativa de la libertad de residencia; como extrañamente destierro, o confinamiento en las posesiones africanas. 
  3. c) Económica, con sentencias que podían llegar a la pérdida total de los bienes del condenado. 

Un tercer instrumento de la represión franquista fue la Ley de la Represión de la Masoneria y el Comunismo, que se aplicó sobre todo a los masones, pues los comunistas ya habían estado exhaustivamente perseguidos por la jurisdicción militar. 

Otros aspectos de la represión fueron la confiscación por parte del estado franquista de todos los bienes de partidos y sindicatos del Frente Popular e incluso algunos de los bienes personales de los cabezas del partido, mediante varios procedimientos de los cuales es difícil encontrar pruebas documentales. La colaboración de la iglesia católica con los militares insurrectos en julio de 1936 fue muy estrecha y su jerarquía fue, durante muchos años, uno de los pilares del régimen franquista. 

Aun así, y como también había pasado en la zona republicana en julio de 1936, se produjo la depuración de todos los funcionarios públicos, de las administraciones estatal, provincial y local, y los considerados desafectos fueron sancionados con varias penas, que podían incluir la pérdida de su puesto de trabajo. Además, y en colaboración con los respectivos colegios profesionales, se procedió también a la depuración de médicos, periodistas, abogados, etc. Una especial incidencia tuvo la depuración del sector del enseñamiento, puesto que los maestros y las maestras tuvieron un gran protagonismo en la vida política y sindical de varias localidades. 

La represión contra las mujeres es todavía un tema poco estudiado. Las mujeres fueron objeto de una doble represión, política y de género. No solo perdieron los derechos políticos que habían obtenido poco antes, sino que además fueron excluidas de la ciudadanía civil y social para ser de nuevo recluidas en el ámbito doméstico y sometidas a la tutela del varón. Fueron castigadas no solo por su actuación, sino por haber abandonado su papel tradicional de esposa y madre sumisa. Sobre ellas se ejercía una fuerte represión cotidiana ―humillaciones, marginación, insultos, corte de cabellos― de la cual han quedado pocos rastros documentales, pero abundan los testigos orales. En la Vall de Gallinera, parece que la actuación de los primeros alcaldes franquistas evitó este tipo de humillación en las mujeres de los maridos penados.

Otra consecuencia de la represión franquista fue el exilio de miles y miles de personas que se refugiaron en el norte de África y en Francia, en la URSS, en varios países latinoamericanos y en México. Muchos de ellos siguieron luchando contra el fascismo en las filas de los maquis franceses, en el ejército regular francés ―recordamos el papel de La Nueve en la toma de París― o en el ejército soviético durante la guerra mundial. Y más de seis mil republicanos españoles fueron recluidos en los campos de exterminio nazis, donde la mayoría perdió la vida. 

El conflicto civil en la Vall de Gallinera acaba con la reunión que tuvo lugar en el ayuntamiento, el 30 de marzo, entre el alcalde Francisco Alemany Vaquer y los representantes de Falange Española y de las JONS, José Alemany Alemany de Cecilia, Julio Parets Alemany i Joaquin Gasó Mengual, donde tomó posesión la Junta Administrativa Provisional. Después en la sesión del mismo día se nombró delegados de Orden Público a Joaquin Seguí Seguí, Celestino Seguí Molines y José Maria Alemany Marzà. 

La nueva Corporación Municipal tomó posesión a las 16 horas del día 4 de abril de 1939, estaba formada por Joaquin Seguí Seguí, alcalde; Miguel Canet Alemany, primer teniente de alcalde; Alfredo Domènech Camps, segundo teniente de alcalde; Evaristo Alemany Gascó, concejal-síndico; y los concejales Enrique Alemany Alemany, Francisco Boronat Camps y José Masanet Ferrandiz. 

Aunque atenuada, la represión franquista duró hasta el final de la dictadura. Las sentencias “por hechos posteriores a abril de 1939” fueron especialmente severas e impidieron la reconstrucción de las organizaciones sindicales y políticas del Frente Popular.

Adjuntamos una relación de 95 personas represaliadas por el régimen franquista. Hay que tener presente las siguientes consideraciones:

  1. La relación está sacada de la documentación franquista, realizada con el propósito de inculpar a los vencidos, por lo tanto, las acusaciones que aparecen no son hechos probados, sino delitos en ocasiones sistemáticos y reiterativos que sin ninguna prueba se anotaban y que por lo tanto hay que considerar con mucha cautela. 
  2. A pesar del volumen de personas que incluye la relación, puede ser incompleta y necesitará de investigaciones posteriores para mejorarla.
  3. Los nombres y apellidos de los represaliados pueden tener errores. La información está sacada de documentos redactados por personas que desconocían los apellidos y por tanto los escribieron como consideraban, un problema añadido viene también por el desconocimiento del valenciano y la tendencia a la castellanización de los apellidos por parte de los redactores. 
ORD. NOMBRE Y APELLIDOS
LRP ACUSACIÓN
DETENCIÓN I CONDENA OBSERVACIONES 
1 AGRASOT MENGUAL, Joaquin.

*ARGENTINA-ROSARIO (1913)

32 anys. Fadrí. MOLINER

C/ MOLÍ, 16. Benialí. 

Llaurador 

Presó Origen: Campamento de Penados de Fraga (Huesca) 

SI A,B,C, D, E Detingut pel Comandant Militar de Pego 09051939. Trasllat a Dénia (09091939).

Presó d’Alcoi: 2604

Auxili Rebel·lió: 7221 dies.

Temps complet: 2103 DIES

Llibertat Condicional: 03041944.

Falten: 5098 DIES. 

Llibertat vigilada: 02021956.

Participació detenció i assassinat d’un veí d’Oliva, segons la Causa General. 
2 ALCARAZ MEZQUIDA, Francisco.

37 anys. Casat. 

Benissivà

Llaurador

  C, D, E Presó d’Alcoi:24041939

Campo Oliver: 26041939

 
3 ALEMANY ALEMANY, Federico.

54 anys. Benialí. 

Llaurador. 

S      
4 ALEMANY ALEMANY, Isidro

55 anys. Casat. TOLA 

Benialí. 

Presó Origen: Reformatori d’Adults d’Alacant. 

SI D, E, F  Presó d’Alcoi: 25041939.

Camp Oliver-Alcoi: 26041939.-

Detingut pel Comandant Militar de Pego 09051939. En llibertat (230061939).

Presó Porta Coeli des del Camp de Concentració: 01121939.

Presó d’Alcoi: 09071940.

Reformatori d’Adults d’Alacant: 26051941.

Consell de Guerra a Alacant: (19061941): Auxili Rebel·lió, 30 anys.

Reformatori d’Alacant: 05051942. 

Presó d’-Alcoi: 06011943.

Reformatori d’Adults d’Alacant: 19011943.

President de la Casa del Poble. 

Membre comitè revolucionari de requises. 

Coautor assassinat veí d’Oliva., segons la Causa General , segons la Causa General.

5 ALEMANY ALEMANY, José . 

*Benissili, 1907. 

49 anys. Casat. FORNERO

C/MOLÍ, 15. Benialí

Llaurador 

SI C, D, E,  Presó d’Alcoi: 25041939.

Camp Oliver-Alcoi: 26041939. 

Detingut pel Comandant Militar de Pego 09051939. 

Presó Porta Coeli : 01121939. 

Presó Alcoi des de Porta Coeli: 09071940.

Reformatori d’Adults d’Alacant: 09111940. 

Llibertat vigilada: 02021956.

Treballador de Vicente Alemany Pastor. 
ORD. NOM I COGNOMS  LRP ACUSACIÓ  DETENCIÓ I CONDEMNA OBSERVACIONS 
6 ALEMANY ALEMANY, José 

*1911.

33 anys. Fadrí.  LLOBERO FILL

PLAÇA, 39. Benialí. 

Obrer de Vila

Presó Origen: Prisión Provincial de Lérida. 

SI B, D, E Detingut pel Comandant Militar de Pego 09051939. 

Preso de Porta Coeli des del Camp de Concentració : 01121939.

Presó d’Alcoi: 09071940.

Reformatori d’Adults d’Alacant: 07111941. 

Consell de Guerra a Alacant: 30 anys Auxili Rebel·lió. 

Possible commutació per pena de 20 anys de presó. 

Llibertat condicional 22061943: Complits 3 anys, 8 mesos i 14 dies. 

Falten 15 anys, 3 mesos i 16 dies.  

Emigrà a París. 
7 ALEMANY ALEMANY, Vicente . 

79 anys. Viudo. 4 fills. LLOBERO PARE

Plaça, núm. 39. Benialí

Presó origen: Reformatori d’Adults d’Alacant. 

Llaurador 

SI A, B, D, E,  AUXILI REBEL.LIÓ: 8 ANYS.

CONDICIONAL: 18081942.

COMPLETA: 03051947.

LLIBERTAT VIGILADA 02021956

 
8 ALEMANY ALEMANY, Vicente 

56 anys. Fadrí. ZACARIAS.

C/DALT, 6. Benitaia 

Presó origen: Prisión Habilitada de Alcoy. 

Llaurador

S D, E,  Detingut pel Comandant Militar 17051940 fins 07111940. Conduït a Alacant. 

AUXILI REBEL.LIÓ: 20 ANYS.

CONDICIONAL: 10051943. 

TRP sobresegué provisionalment el seu expedient (1946)

COMPLETA: 16051960.

 
9 ALEMANY ALEMANY, Vicente 

32 ANYS. LLOBERO FILL. 

[C/MOLÍ, ]3. Benialí.

Llaurador

SI D, E,  CONSELL DE GUERRA: 20 ANYS DE PRESÓ Coautor de l’assassinat del veí d’Oliva, segons la Causa General. 
ORD. NOM I COGNOMS  LRP ACUSACIÓ  DETENCIÓ I CONDEMNA OBSERVACIONS 
10 ALEMANY ALEMANY, José Pascual.

39 anys. Casat. 2 fills. LLOBERO MENOR. 

C/MOLÍ, 13. Benialí. 

Llaurador 

Presó Origen: Colònia penitenciaria de Talavera de la Reina.

SI A, C, D, E Detingut pel Comandant Militar 17051940 fins 07111940. Conduït a Alacant. 

AUXILI REBEL.LIÓ: 30 ANYS.

CONDICIONAL: 19011943: falten 2914 dies . 

 
11 ALEMANY ALEMANY, Ricardo. 

46 anys. Casat. 3 fills. CORREU

C/MOLÍ, 3. Benialí 

Llaurador

SI C, E AUXILI REBEL.LIÓ: 12 ANYS I 1 DIA.

CONDICIONAL: 18041944

Tribunal de Repressió Política (TRP): sobresegué provisionalment el seu expedient en 1946. 

 
12 ALEMANY CANET, Pascual. 

63 anys. Casat. 

Benirrama.

Llaurador. 

SI B PRESÓ ATENUADA 12121940.  
13 ALEMANY ALEMANY, Salvador,. 

48 anys.  ROSALINA

Benirrama.

Llaurador

SI D, E Presó d’Alcoi: 25041939. 

Camp d’Oliver: 26041939.

Excarceració desembre 1939. 

 
14 ALEMANY ROCAFULL, Carlos 

40 anys. Casat. TOLA 

Benitaia 

Llaurador 

SI A, B, D,  Detingut pel Comandant Militar de Pego 09051939 fins 09091939. Conduït a Dénia.

Consell de Guerra: 6 anys (26091940). 

Presó Atenuada: 26051940. 

 
15 ALEMANY SANADRIAN, Carlos

36 anys. Casat. 

Benitaia

Llaurador

SI A, B, D, F Detingut pel Comandant Militar de Pego 09051939 fins 09091939. Conduït a Dénia.

Consell de Guerra: 30 anys (19061940). 

Regidor de la Vall. 

Relacionat amb l’assassinat de Blas Navarro d’Oliva, segons la Causa General. 

16 ALEMANY SANADRIAN, Salvador..

53 anys. Casat. 3 fills. 

C/MOLÍ, 8. Benitaia.

Obrer de Vila. 

Presó d’origen: Reformatori d’Adults d’Alacant 

SI A, D, E,  AUXILI REBEL.LIÓ: 25 ANYS.

CUMPLIT 6 ANYS, 9 MESOS, 14 DIES.

CONDICIONAL: 16121945.

COMPLETA: 03061960.

LLIBERTAT VIGILADA 02021956

 
ORD. NOM I COGNOMS  LRP ACUSACIÓ  DETENCIÓ I CONDEMNA OBSERVACIONS 
17 ALEMANY GASCÓ, Angelino. 

*Benirrama. 

19 anys. Fadrí. 

Pego

    Detingut pel Jutge municipal el 23081941 fins 25081941. En llibertat  
18 ALEMANY SANCHO, Fermin. 

*1908.

36 anys. Fadrí. 

C/ Carretera,  49. Benialí. 

SI B Detingut pel Comandant Militar de Pego 09051939 fins 09091939. Conduït a Dénia.  Empresonament desembre de 1939 (ESTRAPERLO)  
19 ALEMANY SEGUÍ, Cándido.

46 anys. Casat. 

Benissivà.

Comerciant 

SI   Presó d’Alcoi: 24041939.

Camp Oliver-Alcoi: 26041939. 

Detingut pel Comandant Militar de Pego 09051939 fins 09091939. Conduït a Dénia.

 
20 ALEMANY SEGUÍ, Miguel.

32 anys.  Fadrí. 

Benissivà. 

Barber

SI   PRESÓ ATENUADA 14111940  
21 ALEMANY SENDRA, Fermín. 

30 anys.

Benialí 

Comerciant 

    CAMPO OLIVER-ALCOI 26041939  
22 ALEMANY SEGUÍ, Fernando. 

54 anys. Casat. 

Alpatró

    Detingut pel Jutge Militar de Pego 02111939 fins 07121940. Conduït a Alacant.  Informe
23 ALEMANY SEGUÍ, Justo.

40 anys. Casat. 

Benissivà.

    Detingut pel Jutge Militar 26071941 fins 27091941. En llibertat.  
24 ALFONSO CAMPS, Alfonso. 

38 anys. Casat 

Si  A, B,  Ingrés en Presó d’Alcoi: 2441939. 

Camp d’Oliver: 26041939

Codemna consell de Guerra: 20 anys, auxili a la rebel.lió. 

Finques rústiques a nom de la mare, pendent de liquidar. 
25 BALAGUER ALEMANY, Amado.

45 anys.. 

Llaurador.

Benissivà

S   Detingut pel Jutge Militar 25011940 

TRP: sobresegué provisionalment el seu expedient en 1946.

 
ORD. NOM I COGNOMS  LRP ACUSACIÓ  CONDEMNA OBSERVACIONS 
26 BALAGUER ALEMANY, Francisco. 

40 anys. Viudo 

Industrial. 

S      
27 BALAGUER ALEMANY, Joaquin.

*1910.

46 anys. Casat. 

Pl. La Font, 4. Benialí

Viatjant. 

SI A, E,  Detingut pel Jutge Militar 26091939 fins 24011940. Conduït a Alacant. 

Trasllat a Alacant: 24011940. 

Presó d’Alcoi des del Reformatori d’Alacant: 09071940.

Fàbrica núm. 2, Elx: 04121940.

Reformatori d’Adults d’Alacant: 02061942.

Presó atenuada: 13111942.

Llibertat condicional: 14111942. 

TRP: sobresegué provisionalment el seu expedient en 1946.

Llibertat Vigilada  02021956 

Afiliat al PSOE i UGT. 
28 ALEMANY VAQUER, Amparo.

49 anys. 

Benialí

S      
29 ALEMANY VAQUER, Francisco.

46 anys. Benialí. 

Llaurador. 

S D, E,  Consell de guerra el condemna a 20 anys de presó menor per auxili a la rebel.lió  President PSOE de la Vall.

Alcalde republicà. 

30 BORONAT ALEMANY, José 

*1913.

26 anys. Fadrí. Ti Manquet

C/ CARRETERA, 35. Benialí

Llaurador

SI   Detingut per la Guàrdia Civil el 12081939.

Presó d’Alcoi: 24061939. 

Camp Oliver-Alcoi: 126041939.

Detingut pel Comandant Militar de Pego el 25011940.

Conduït al Reformatori d’Alacant: 04061940.

 
31 CAMPS ALEMANY. Cándido. 

40 anys. Casat.  PARDALÍ

C/OLMOS, 5. Benissivà.

Llaurador

Presó d’origen: REFORMATORIO DE ADULTO DE ALICANTE

SI B,  Detingut pel Comandant Militar de Pego 09051939 fins 09091939. Conduït a Dénia.

AUXILI REBEL.LIÓ: 12 anys i 1 dia. CONDICIONAL: 18031943.

TRP: sobresegué provisionalment el seu expedient en 1946.

COMPLETA 04041951. 

REGIDOR. Relacionat amb la detenció de Blas Navarro Sendra, d’Oliva.
32 CAMPS ALEMANY, Domingo 

39 anys. Fadrí. 

Benirrama

    Detingut pel Governador Civil d’Alacant des del 08011942 fins 19011942.  En llibertat. 
34 CAMPS BORONAT, Pedro.

23 anys. Casat. 

Benirrama 

Llaurador 

SI B, C Detingut pel Comandant Militar de Pego 10061940 fins 27061940. En llibertat
ORD. NOM I COGNOMS  LRP ACUSACIÓ  CONDEMNA OBSERVACIONS 
35 CAMPS CAMPS, Amadeo. 

La Carroja

Xofer

      Retorna exili 22081957. Emigra a l’Alger. 
36 CAMPS CANET, José Vicente. 

41 anys. Casat. 

Benialí

    Detingut pel Jutge Militar 09031940 fins 05101940. En llibertat.  
37 CAMPS MONCHO, Facundo. 

*1904.

36 anys. Casat. 

C/ CARRETERA, 10. Benitaia

Llaurador 

    Presó d’Alcoi: 26041939.

Camp Oliver-Alcoi: 26041939.

Detingut pel Comandant Militar de Pego:  09051939 fins 09091939. En llibertat. 

 
38 CARRERA MIRÓ, Manuel 

31 ANYS. Casat 

Benirrama

Xofer

S   Detingut pel Comandant militar de Pego 09051939.   
39 CATALÀ VERCHER., Bautista. 

*LA VALL D’ALCALÀ.

43 anys.  Casat. 

Benirrama.

Jornaler

SI   CAMPO OLIVER-ALCOI 26041939.

Detingut pel Comandant Militar el 09051939 fins 09091939. Conduït a Dénia. 

TRP: sobresegué provisionalment el seu expedient en 1946.

 
40 CORTELL ALEMANY, Ascensión. 

Benialí. 

  A    
41 CORTELL ALEMANY, Fabián.

68 anys. Casat. 1 fill. 

C/TRINQUET, 32. Benialí

Llaurador 

REFORMATORIO DE ADULTOS DE ALICANTE

SI A, F Detingut 20031940 fins 08041940. Traslladat a Alacant. 

AUXILI REBEL.LIÓ: 6 ANYS I 1 DIA

CONDICIONAL: 26011941.

LLIBERTAT VIGILADA 02021956

ALCALDE (1931-34)
42 CORTELL ALEMANY, Fabián.  

32 anys (1939). Fadrí.

Benialí  

    Detingut pel Jutge Militar 25121939 fins 21011940. En llibertat.  
ORD. NOM I COGNOMS  LRP ACUSACIÓ  CONDEMNA OBSERVACIONS 
43 CORTELL ALEMANY, José. 

*1908.

37 anys. Fadrí. 

c/ CARRETERA, 47. Benialí. 

Llaurador 

SI B Detingut pel Jutge Militar des del 020121939 fins 24011940. 

Presó d’Alcoi: 26041939.

Camp Oliver-Alcoi: 26041939

Detingut pel Comandant Jutge Militar de Pego 02121939 fins 24011940. Conduït a Alacant.

Auxili Rebel·lió: 30 anys. 

Indult:  28081946.

Llibertat completa: 27111969

Llibertat Vigilada: 02021956

Germà d’Ascensión Cortell Alemany. 
44 CORTELL ALEMANY, Julian. 

62 anys. Casat. 

Benialí 

    Detingut pel Comandant Militar de Pego 09051939 fins 09091939. En llibertat.
45 DOMENECH CAMPS, Alfredo.

32 anys. Fadrí. 

La Carroja.

    Detingut pel Jutge Militar 18081939 fins 12111939.  En llibertat.
46 DOMENECH MENGUAL, Joaquin.

*1906.

39 anys. Casat. 4 Fills. 

Llaurador 

C/DALT, 11. Benitaia 

REFORMATORIO DE ADULTOS DE ALICANTE

S B, C, D, E,  Presó d’Alcoi: 24041939. 

Camp Oliver-Alcoi: 26041939. 

Detingut pel Comandant Militar de Pego: 09051939. Traslladat a Dénia: 09091939.

Presó Porta Coeli des del Camp de Concentració de Porta Coeli: 01121939. 

Reformatori d’Adults d’Alacant: des de Pego: 07011940.

Consell de Guerra a Alacant: 8 anys de presó major per Auxili Rebel·lió (04021940)

Llibertat condicional: 28071941, resten 1 any, 9 mesos i 14 dies. 

Llibertat definitiva:  03051947.

Informe
47 DOMENECH MENGUAL, Pedro. 

Benitaia 

S   TRP: sobresegué provisionalment el seu expedient en 1946.  
48 FELIU CAMPS, Francisco Vicente. 

62 anys. Casat. 

Benirrama.

  A Detingut pel Jutge Militar 29081939 fins 2021940. Conduït a Alacant.  
ORD. NOM I COGNOMS  LRP ACUSACIÓ  CONDEMNA OBSERVACIONS 
49 FUSTER RIBES, José 

*LA FONT D’EN CARRÒS, 1907. 

23 ANYS. Casat. 

C/ CARRETERA, 39. Benialí

Obrer de Vila 

Si A, B, D, E,  Presó d’Alcoi: 25041939.

Camp Oliver-Alcoi: 26041939.

Presó d’Alcoi: 01061939.

Detingut pel Comandant Militar de Pego: 09051939 fins al 09091939.

Traslladat a Dénia: 09091939.

Presó Porta Coeli des del Camp de Concentració de Porta Coeli: 01121939. 

Reformatori d’Adults d’Alacant des de Porta Coeli: 26051940.

Consell de Guera a Alacant: 6 anys i 1 dia de presó major per Auxili Rebel·lió. 

Llibertat Condicional: 22061946. Residint a Vilallonga.

Llibertat definitiva: 2031946. 

 
50 GADEA GISBERT, Santiago 

*BENIMARFULL.

58 ANYS. CASAT. 4 FILLS. 

PLAÇA, 29. Benialí 

Confiter.

Presó d’origen: REFORMATORIO DE ADULTO DE ALICANTE

  A,  AUXILI REBEL.LIÓ: 20 ANYS.

CONDICIONAL 05051943

COMPLETA 10031960

 
51 GRIMALT MORALES, Vicente 

*BENISSA. 

32 ANYS. 

Benialí 

Mestre 

S A, C, E,  CONSELL DE GUERRA 30 ANYS (190619431)

TRP: sobresegué provisionalment el seu expedient en 1946.

Depurat com a mestre, donava classes particulars en Benialí (1949), fou denunciat per Vicente Alemany Navarro. 
52 JUAN SEGUÍ, José.

30 anys. Fadrí. Llaurador. 

S      
53 MARZÀ SEGUÍ, Àngel. 

A*1906, Alpatró. 

Jornaler. 

      Exili a Argentina. 
54 MARZÀ SEGUÍ, Domingo. 

35 anys. Casat. 

Alpatró 

Llaurador 

  A, B,  Detingut pel Jutge Militar el 18081939 fins 09091939. Conduït a Dénia.

Reformatori d’Alacant  01061940. 

Regidor. Informe
55 MAYANS CODINA, José Ramón.

Secretaria Ajuntament de la Vall. 

S D, E En presó, octubre de 1940.   
ORD. NOM I COGNOMS  LRP ACUSACIÓ  CONDEMNA OBSERVACIONS 
56 MENGUAL BALAGUER, Pedro.. 

37 anys. Casat. Sense fills. 

PLAÇA, 36, Benialí.

Llaurador. 

Presó d’origen: REFORMATORIO DE ADULTO DE ALICANTE.

S A, C, E,  AUXILI REBEL.LIÓ: 12 ANYS.

CONDICIONAL 4111942

COMPLETA 14051950 

TRP: sobresegué provisionalment el seu expedient en 1946.

Llibertat Vigilada 02021956

 
57 MENGUAL CERVERA, Fermin. 

33 anys d’edat.

S      
58 MENGUAL LUCAS, Joaquin. 

40 anys. Casat. Sense fills. 

C/ TRINQUET, 9. Benialí. 

Pastor. 

Presó d’origen: REFORMATORIO DE ADULTO DE ALICANTE. 

S A, C,  Detingut per la Guàrdia Civil el 06081939 fins al 09091939. Conduït a Dénia. 

AUXILI REBEL.LIÓ: 6 ANYS.

CONDICIONAL 17071942

COMPLETA 21051945

President CNT durant la guerra. 
59 MOLINES JUAN, José.. 

*1893

51 anys. Casat. 3 fills. GUIXA. 

C/PONT, 5. Benissili.

Llaurador 

Presó d’origen: PRISIÓN CENTRAL DE JIJONA

  Detingut pel Comandant Militar de Pego 09051939.

Presó de Porta Coeli des del Camp de Concentració: 01121939.

Presó d’Alcoi: 09071940.

Reformatori d’Adults d’Alacant: 03021941

Llibertat condicional: 15121942

TRP: sobresegué provisionalment el seu expedient en 1946.

Llibertat Vigilada 02021956

 
60 MOLL ALEMANY, José . 

45 ANYS. CASAT. 1 FILL. 

PLAÇA, 49. Benialí. 

Industrial 

Presó d’origen: PRISIÓN PROVINCIAL DE MADRID

S B, D, E,  Camp Oliver-Alcoi: 26041939.

Detingut pel Comandant Militar de Pego 09051939.

Presó de Porta Coeli des del Camp de Concentració: 01121939. 

Presó d’Alcoi: 26041940.

Reformatori d’Adults d’Alacant: 22031941.

Consell de Guerra a Alacant (22031941): 30 anys presó major per Auxili a la Rebel·lió. 

Portava pres 12 anys i 18 dies. 

Presó de santa Rita, Carabanchel: 25051943. 

Llibertat condicional: 14121943.

Llibertat completa: 06051952. 

Llibertat Vigilada 02021956

 
ORD. NOM I COGNOMS  LRP ACUSACIÓ  CONDEMNA OBSERVACIONS 
61 MORAGUES ALEMANY, Elias. 

52 anys. Casat. Sense Fills. . 

C/ CARRETERA, 1. Benialí.

Llaurador.

S A, B, E,  Detingut pel Comandant Militar de Pego 09051939 fins 09091939. Conduït a Dénia. 

AUXILI REBEL.LIÓ: 12 anys i 1 dia. 

Complits 6 anys, 1 mes, 13 dies. Llibertat condicional 22061945. 

Li falten 22 anys, 8 mesos i 19 dies. 

Llibertat Vigilada 02021956

 
62 MORATAL IBAÑEZ, Bautista.

*VILALLONGA.

46 ANYS. CASAT. 1 FILL. 

C/RAVAL, 16. Benissivà.

Empleado.

S   Detingut pel Comandant Militar el 09091939. 9051939 fins Conduït a Dénia. AUXILI REBEL.LIÓ: 8 ANYS.

CONDICIONAL 05061941.

DEFINITIVA 08091947.

 
63 MIGUEL MORELL MENGUAL. 

35 anys. Casat. ALGEPSER

C/ CARRETERA, 19. Benialí.

Llaurador 

S A, C,  Detingut per la Guàrdia Civil el 06091939. 

Llibertat condicional 17071942

Llibertat Vigilada 02021956

Informe
64 NADAL PALMER, Carmen. 

*LLOMBAI. C/FONT, 27. CALAFAT

53 ANYS. CASADA. 2 FILLS 

C/ MORERA, 6. Alpatró

Mestressa de casa 

Presó d’origen: REFORMATORIO DE ADULTO DE ALICANTE.

S A, B,  Detinguda pel 05061940 fins 26021941. Conduïda a Alcoi. 

AUXILI REBEL.LIÓ: 12 ANYS I 1 DIA.

CONDICIONAL 12121942 

TRP: sobresegué provisionalment el seu expedient en 1946.

DEFINTIVA 02071952

LLIBERTAT VIGILADA 02021956

Delació de Blas Navarro d’Oliva.
65 NADAL RICHART, Salvador. 

27 anys. Fadrí.

S      
66 PALMER ALEMANY, Ricardo. 

55 anys. Casat. 

Benissivà 

Xofer. 

S B Detingut pel Jutge Militar des del 17101939 fins 24011940. Conduït a Alacant. 

Jutjat Militar de Pego: 30 anys de presó, causa relacionada amb la detenció de Blas Navarro Sendra, d’Oliva. 

Informe.

Revisió penal. 

67 PALMER CORTELL, Salvador.

61 ANYS. Casat. 

Benissivà 

Jornaler

S B Detingut pel Jutge Militar 25051940 fins 07021940. Conduït a Alacant. 

SOBRESEIMENT PROVISIONAL DE CAUSA (1946).

Indultat 18021951. 

 
ORD. NOM I COGNOMS  LRP  ACUSACIÓ  CONDEMNA OBSERVACIONS 
68 PAVIA MENGUAL, Andrés. 

41 ANYS. FADRÍ. SUCLET. 

C/MOLÍ, 19. Benialí

Llaurador.

Presó d’origen: DESTACAMENTO DE BELCHITE

S D, E,  Detingut pel Comandant Militar el  09051939 fins 09091939. Conduït a Dénia. AUXILI REBEL.LIÓ: 20 ANYS.

CUMPLIT 1025 DIES. 

CONDICIONAL 18051943.

FALTEN 6275 DIES. 

LLIBERTAT VIGILADA 02021956

 
69 PALMER MENGUAL Camilo. 

53 ANYS. CASAT. 3 FILLS. 

C/ DEL MIG, 9. Benitaia 

Llaurador. 

Presó d’origen: REFORMATORIO DE ADULTOS DE ALICANTE

S B, C, E,  Detingut pel Comandant Militar el 09091939. 9051939 fins Conduït a Dénia REBEL.LIÓ: 8 ANYS.

CONDICIONAL 23071942.

DEFINITIVA 03051947.

 
70 PALMER PALMER, Ricardo.

28 anys. Llaurador. 

S   En presó, octubre de 1940.   
71 PALMER PARETS, Alberto. 

26 anys. Fadrí. 

Benissivà.

Llaurador.

S B, C,  Detingut pel Comandant Militar de Pego 09051939 fins 09091939.  Conduït a Dénia. 
72 PALMER PARETS, José.

30 anys. Benissivà. 

A, D Consell de guerra el condemnà a 6 anys de presó menor per auxili a la rebel.lió.   
73 PALMER PERETÓ., Alberto. 

26 ANYS.

Benissivà

Llaurador

  D, E,  CAMP OLIVER-ALCOI 26041939

Presó de la Abastecedora d’Alcoi, 1940. 

 
74 PALMER PERETÓ , José 

La Vall de Gallinera. 

  D En presó, octubre de 1940.  
75 PALMER SEGUÍ; Jaime. 

55 ANYS. Casat. 

C/ CARRETERA, 17. Benissivà. 

Llaurador 

    Camp Oliver d’Alcoi: 26041939.

LLIBERTAT VIGILADA 02021956

 
ORD. NOM I COGNOMS  LRP ACUSACIÓ  DETENCIÓ I CONDEMNA OBSERVACIONS 
76 PALMER SEGUÍ,  JesúsÍ. 

*1911.

33 anys. Casat. GRASSET

C/ CARRETERA, 15. Benialí 

Pastor. 

Presó d’origen: PRISIÓN PARTIDO JÁTIVA

S   Detingut pel Comandant Militar el  09051939 fins 09091939. Conduït a Dénia.

Presó de Porta Coeli des del Camp de Concentració de Porta Coeli: 01121939.

Presó d’Alcoi: 09071940.

Reformatori d’Alacant: 07011941. 

Auxili Rebel·lió:  12 anys i 1 dia

Llibertat Condicional: 04021943. 

TRP: sobresegué provisionalment el seu expedient en 1946.

Llibertat Vigilada 02021956

 
77 PALMER SEGUÍ, Pedro Pascual Í. 

44 ANYS. CASAT. 

CARRETERA, 17.  Benialí. 

Pastor. 

Presó d’origen: REFORMATORIO DE ADULTO DE ALICANTE. 

S A,B, C, E,  AUXILI REBEL.LIÓ 6 ANYS I 1 DIA. 

CONDICIONAL 30121941.

DEFINTIVA 04031945.

 
78 PAVIA SEGUÍ, Adela. 

Benialí. 

  A,     
79 PAVIA SEGUÍ, Vicente . 

57 ANYS. FADRÍ. BARBER

C/TRINQUET, 2. Benialí.

Llaurador 

S A, C, D, E,  Detingut pel Jutge Militar 26091939 fins 24011940. Conduït a Alacant. TRP: sobresegué provisionalment el seu expedient en 1946.

LLIBERTAT VIGILADA 02021956

 
80 PELLICER ALEMANY, Juan 

35 anys. 

Benirrama. 

Llaurador 

Presó d’origen: REFORMATORIO DE ADULTO DE ALICANTE  (1940)

S   Presó d’Alcoi: 24041939.

Camp d’Oliver: 260401939. 

Reformatori d’Alacant: 26051940. 

 
ORD. NOM I COGNOMS  LRP ACUSACIÓ  DETENCIÓ I CONDEMNA OBSERVACIONS 
81 PELLICER ALEMANY, Salvador. . 

61 anys. Casat. 2 fills. 

C/ CARRETERA, 7. Benissivà 

Llaurador

Presó d’origen: PRISIÓN HABILITADA DE ALCOY

S A, B, E,  Detingut pel Jutge Militar 26091939 fins 24011940. Conduït a Alacant. 

AUXILI REBEL.LIÓ: 20 ANYS.

CONDICIONAL 09051943.

DEFINITIVA 03041959. 

LLIBERTAT VIGILADA 02021956

 
82 PENALVA VERCHER, Rafael. 

Benialí 

S A, D, E EMPRESONAT (1940)  
83 PERELLÓ,  Bautista.

Benialí. 

Mecànic. 

    Empresonat en la Abastecedora d’Alcoi., 1940.  
84 PÉREZ TOMASET, Filomena. 

30 anys. Fadrina. 

Benialí

    Detinguda per la Guàrdia Civil  des del 23051939 fins 19061939. En llibertat  
85 PONS LUCAS, Elias. 

Benialí. 

    En presó, desembre 1939.  EMPRESONAT (1939)
86 PONS LUCAS, José 

*MARGARIDA (PLANES)

21 ANYS. Fadrí. 

Benialí

Sastre. 

    Portaceli: 01121939.

PRESÓ ATENUADA 05101940.

 
87 SANCHEZ VAL, José 

*TERNICHES (CIUDAD REAL)

28 anys. Casat 

Benialí. 

Estudiant 

S   Detingut pel Jutge Militar de Pego 05101939 fins 06101939. En llibertat.  
88 SEGUÍ FERRANDIZ, Eliseo. 

46 anys. Casat. 

C/ Font, 27. Llombai. 

Llaurador

S A, B,  Presó d’Alcoi: 260401939.

Camp Oliver-Alcoi: 260401939.

Detingut pel Comandant Militar 09051939 fins 09091939. Conduït a Dénia. 

Presó de Porta Celi, des del Camp de Concentració de Porta Celi: 01121939. 

Presó d’Alcoi: 20031940. 

Reformatori d’Adults d’Alacant: 30121940

Consell de Guerra (06031941): 6 anys.

Espòs de Carmen Nadal. Delació de Blas Navarro d’Oliva. 
ORD. NOM I COGNOMS  LRP ACUSACIÓ  DETENCIÓ I CONDEMNA  OBSERVACIONS 
89 SEGUÍ GASCÓ, Eduardo. 

44 anys. Casat. 

Benialí

Llaurador 

    Empresonat en el Camp Oliver-Alcoi 26041939.

Detingut pel Comandant Militar de Pego 09051939 fins 09091939. Conduït a Dénia.

En llibertat.  

 
90 SEGUÍ GASCÓ, Miguel Camilo. 

44 anys. Casat. 

Alpatró.

Llaurador. 

    Detingut pel Jutge Militar 3l 18081939 fins 09091939. Conduït a Dénia. 

EMPRESONAT REFORMATORIO DE ADULTOS DE ALICANTE 01061940. CONSELL DE GUERRA ?

Informe
91 SEGUÍ PALMER, José. 

*1908.

36 ANYS. FADRÍ. ROQUERO 

Alpatró

Llaurador.

Presó d’origen: REFORMATORIO DE ADULTOS DE ALICANTE

Si A, C, D, E, Detingut pel Jutge Militar 27091939 fins 24011940. Conduït a Alacant.

AUXILI REBEL.LIÓ: 12 ANYS I 1 DIA.

CONDICIONAL 17111942.

DEFINITIVA 04041956. 

Llibertat Vigilada: 02021956

 
92 SEGUÍ SEGUÍ, Àngel.

32 anys. Fadrí. ESTANQUER

Alpatró. 

    Detingut pel Jutge Militar des 18081939 al 09091939. Conduït a Dénia. 

REFORMATORIO DE ADULTOS DE ALICANTE 18061940

Demanda de presó atenuada
93 SEGUÍ SEGUÍ, Francisco.

52 anys. Llaurador. PEROT.

Alpatró.

SI       
94 SEGUÍ SEGUÍ, Joaquin. 

33 anys. Fadrí. ESTANQUER. 

Alpatró

    Detingut pel Jutge Militar 19081939 fins 12111939. En llibertat.   
95 VERCHER VERCHER, Enrique.

35 anys. Llaurador.

Si      

Volver

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google