LOS CAMINOS DE LA VALL

Yacimiento íbero
Acceder
Almazaras
Acceder
Castillos
Acceder
Los caminos de la Vall
Acceder
Las iglesias
Acceder

En la Vall tenemos una extensa red de senderos y caminos, testigos del tráfico de personas y animales entre los núcleos habitados y las tierras de cultivo.

El principal camino, el camino Real, ha unido a lo largo de la historia los diferentes núcleos de población que se encontraban dispersos por la Vall. Además, servía para que los habitantes se desplazaran hacia el interior o la costa. Este camino se convirtió 1882 en la actual carretera CV-700, permitiendo así el paso de carruajes y vehículos a motor.
Desde este camino y desde los pueblos y despoblados que encontramos en la Vall, nacen numerosas sendas y caminos que, cualitativamente, no eran lo mismo. Las sendas no estaban empedradas y solo permitían el paso de una persona a pie. En cambio, los caminos sí disponían de empedrado y su anchura hacía fácil el paso de una persona y, en la mayoría de los casos, un animal con carga.
Diferenciamos dos tipos de denominación según la zona geográfica por donde discurren los caminos. Así, hablamos de costeras cuando nos referimos a los caminos que transitan por la solana y la sierra del Almirant. Estos caminos conducían a las tierras de esta parte de la Vall, llamadas Rotes, pero también a las vecinas poblaciones de Vilallonga y L’Orxa.
Al otro lado de la Vall, en la sierra de la Foradada, los caminos se llaman “passets” y, además de conducir al personal hacia las tierras de esta zona, llamadas Serres, los llevaban a Ebo y Alcalá.
Hay también una quincena de cañadas repartidas por todo el término, que nos hablan, como los corrales, de un tiempo en que la actividad ganadera era de gran importancia.

Los caminos han tenido siempre, en el pasado, una importancia notable para los habitantes de la Vall. Diferentes costumbres y ordenanzas municipales nos dan testimonio. Si alguien quería recoger la basura dejada por los animales en medio del camino debía hacerlo con las manos, no se podía utilizar ninguna herramienta, a fin de no ocasionar ningún desperfecto en el camino. La gente mayor aún recuerda que la conservación de estos viales era cosa de todos, y para ello se dedicaba un día al año, el día de San Juan, a repararlos.

Actualmente, diferentes iniciativas tratan de recuperar esta red de caminos con el objetivo de aprovecharlos para el turismo rural, ya que son el principal medio para acercarse a todo el patrimonio de la Vall.

Volver a patrimonio histórico
Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google