LAS FUENTES

La Foradada
Acceder
Las fuentes
Acceder
Las Montañas
Acceder
Alineación de la Foradada
Acceder
Flora y vegetación
Acceder

Las fuentes son surgencias de agua, manantiales que vierten el agua de un acuífero al exterior. Son salidas de agua rodada o caballera, aprovechando la fuerza de la gravedad. Generalmente hablamos de fuentes para referirnos a manantiales donde encontramos un cañón horizontal para la salida del agua. Si el agua brota del suelo, es decir, vertical, hablamos de manantiales si no ha habido una excavación previa, y de pozos si se ha buscado la veta de agua excavando en el terreno de manera vertical.
Las rocas calizas son grandes almacenes de agua, y las arcillas y la marga son impermeables. Esta es una buena combinación para la formación de acuíferos y fuentes.
En la Vall de Gallinera se encuentran muchas fuentes (hemos contabilizado más de sesenta). Algunas son permanentes y pueden llegar a ser muy caudalosas, otras solo brotan tras las lluvias intensas y suelen remitir en poco tiempo, de otras sólo queda el nombre en la memoria de la gente y la posible ubicación ha desaparecido. La mayoría se encuentra en la umbría, y sólo unas pocas en la solana, en los barrancos o en los laterales de la rambla.

Las fuentes más importantes han servido siempre para regar huertas, tanto de frutales como de hortalizas. Y la mayoría tiene asociadas unas infraestructuras diseñadas para hacer usos prioritarios. La salida del agua llena siempre un charco, llamado olbi -barreño- hecho de piedra picada o de obra. A menudo esta primera balsa es de forma alargada para facilitar que el ganado beba, transformándose así en abrevadero. Desde este, el agua es conducida a una balsa más grande, a menudo con los bordes inclinados hacia el agua, con el fin de ayudar en la tarea de la colada. La mayoría de fuentes cercanas a los pueblos tienen esta parte bien desarrollada, e incluso un techo la cubre para proteger a las mujeres lavanderas de las inclemencias del tiempo. Siempre se cumplía un orden para el uso del agua: primero las personas, después los animales, después la limpieza y por último para el riego y si se daba el caso para mover algún molino. Para el riego se hacían turnos cada 15-18 días dependiendo de la capacidad de las balsas y de la superficie a regar. En algunos casos, como la Font de la Mata de Benirrama, varias balsas separaban varias zonas de colada. La más alejada de la surgencia se empleaba para lavar la ropa de las personas enfermas.

La Font de la Mata de Benirrama es una de las más caudalosas, pero también lo son las de los lavaderos de Benialí, L’Alcúdia, Benissivà-Benitaia, La Carroja, Alpatró, Llombai y Benissili. En la solana, la Font del Llimener y las fuentes del barranco de Les Basses del Racó toman el nombre de los parajes donde se encuentran. Pero hay muchas más: la Font Pudenta, la dels Cossis, L’Asbeurà, la de l’Orenga, la dels Gascons o la de Moragues; nombres peculiares relacionados con alguna característica del agua o sus alrededores, o del nombre de los antiguos propietarios.

Imágenes
direction
Qué hacer
Acceder
shopping-basket
Dónde comprar
Acceder
bed
Dónde dormir
Acceder
local_restaurant
Dónde comer
Acceder
Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google