LlOMBAI, denominada con las variantes Lombayer, Lombart, Lombaer, Lombay, Llombay, en texto árabe de 1368, /al-Lumbar/. Documentado por primera vez en el Llibre de la col·lecta del morabatí de les valls de Gallinera i Ebo (1369). La etimología del topónimo no es árabe, parece más bien ser un derivado de la voz latina lumbus, ‘loma’, quizás en referencia a la loma de marga que hay en el pueblo, donde los niños han jugado siempre a tirarse con un saco el tercer día de Pascua. Siempre ha sido considerado un anexo de Alpatró, y para llegar nos tenemos que desviar de la CV-700, por Alpatró, camino de Benissili. No dispone de iglesia ni de cementerio propio, pertenece a la parroquia de Alpatró. 

Es una pequeña aldea, situada en la vertiente norte de la sierra Foradada, a 420 metros de altitud. La forman unas trece casas abandonadas y algunas ya en ruinas, despoblada desde los años setenta y sin servicios. 
El rincón más bonito del pueblo es la fuente y el lavadero de toda la vida, donde incluso había césped natural. Alrededor de la fuente hay una senda que lleva a las huertas que riegan de los sobrantes del agua de la fuente. 

Despoblado pero lleno de misterios y leyendas, según nos cuenta Ramon Llorens, que habla de un lugar adecuado para las brujas:

Durant les fredes nits de l’hivern hi acudien les bruixes de tota la muntanya ―des que es despoblà el llogaret― per fer els seus conjurs i ballar fins quedar capolades, algunes; d’altres s’hi estaven una estona més, dansant fins que apareixia, a l’horitzó, la primera claror del dia. Sens dubte, aquestes eren les més joves. 

Después estaba la Buberota, una especie de bruja que salía por el puente del término, junto a Llombai, y que se llevaba a los niños que no querían hacer la siesta.

Además de las leyendas, Llombai hospedaba a un personaje turbio que apareció a principios de los cincuenta. Era Stefan-Gregor Raiter, nacido en la ciudad yugoslava de Ivankovo, actualmente Croacia, que vino a refugiarse a la Vall después de la Segunda Guerra Mundial, y murió el 12 de diciembre de 1977 en su casita de Llombai. Un personaje de pasado nazi que consiguió paz y tranquilidad en la Vall, donde vino con muchos recursos y patrimonio, una parte de los cuales que destinó a la construcción de una caseta al lado del castillo de Alcalà, y otras partes regaladas, quién sabe si para comprar silencios…

 

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google